lunes, 3 de marzo de 2014

Recomendación # 7: Cuentos de Eva Luna


Buenas!

Dios que se ha pasado el tiempo. Perdón por demorarme tanto con una reseña, pero al fin les traigo una de un libro que terminé en enero....estoy atrasada con las lecturas. En este minuto estoy leyendo el de Ready Player One de la lectura conjunta de marzo y esta muy buena hasta ahora ^^ me logró enganchar el libro. Lo recomiendo para todos los que les gusten los juegos de rol, virtuales y la tecnología. Tengo pendientes las reseñas de la trilogía de Tolkien y el de Eva luna de Isabel Allende....de a poco me iré actualizando, y tengo que visitar sus blogs, esta semana me pongo en campaña que los extraño mucho ^^.

Luego de aquella pequeña disculpa y aclaración les traigo la recomendación del libro llamado " Cuentos de Eva Luna", una de mis lecturas del mes de enero y que tenía pendiente de reseñar. Espero que les guste la reseña, dado que fui bien crítica con este libro, y toda sugerencia es bien recibida. Cualquier comentario lo espero, pues la intención es crear debate, no polémica, y siempre de la mejor manera.

A continuación el libro que me facilitó mi mamá, quien es fiel a esta autora chilena.




















Hablar de este libro es un poco complicado para mí, por la razón de que el libro no me gustó tanto como había deseado. También porque el libro se compone de muchos relatos cortos, que van siendo contados por la protagonista, Eva Luna, mientras se encuentra con su pareja en la cama. He leído muchos libros de relatos cortos, pero por lo general son libros donde nos muestran de dos a tres relatos, por lo que se puede profundizar en las historias, mientras que al colocar demasiados tienen que ser breves, no se profundizan en las explicaciones ni en las escenas y por ende no podemos identificarnos en su totalidad con los personajes. Lo cual ocurre en esta novela. 

La autora nos presenta la intimidad de ambos protagonistas, Eva Luna y su marido Rolf Carlé, por medio de una narración en primera persona, para luego sumergirnos en el libro desde el punto de vista de tercera persona como narrador, lo cual es un aspecto positivo, dado que me gustan más los autores que trabajan en tercera persona que en primera. Debido que a veces la historia pierde fuerza y el ritmo se vuelve inestable. 

De esta forma el libro se compone de veintitrés historias cortas, donde no se superan las cinco o seis hojas, y cada historia está basada en algún personaje que tuvo relación en la vida de los protagonistas, donde se nos habla de diferentes tipos de amores y variadas maneras de experimentarlo y enfrentarlo. El sentimiento del amor trata de abarcarse desde muchos focos, no sólo el carnal, nos muestra su influencia en la familia, en su esencia como persona, en el autoestima, además de vincularlo con la política, la religión y la sociedad.  

La idea de utilizar cuentos no es original, pero es un aporte al género del realismo mágico, que suele utilizar Isabel Allende en sus historias. El único problema, es que no se nos explica en qué lugar nos ubicamos de nuestro planeta.....porque da esa sensación de que el libro pudo ser inspirado en Chile, en su dictadura,
basado en los regímenes políticos que prevalecieron durante años en nuestro país, utilizando como ambientación la flora y fauna, además de nuestros pueblos originarios indígenas. Pero como no se nos explica en qué parte estamos, muchos piensan que el libro está inspirado en Venezuela, o en México o en Bolivia, no tiene una identidad propia, lo cual para mí es un factor tanto positivo como negativo. Negativo porque no pude ubicarme geográficamente en toda la novela, y debía imaginar los parajes y lugares comparándolos con los que yo creía que podían calzar. Positivo porque le da un toque único para quien lo lea, porque puede vincularlo con su país dependiendo de su propia historia política, religiosa o cultural. Le da un aire latinoamericano y no sólo chileno, pero también provoca una des-colocación, que me desanimaba mientras leía al no tener los lugares claros. 

El siguiente factor que no me gustó en la historia era el final de los cuentos que contaba Eva Luna. Las ideas de los cuentos eran buenas, y la forma de llevarlas poseía una narración amena y fácil de entender. Pero el afán de la autora porque las historias terminaran de forma feliz, amorosa y positiva no me gustó por completo. No todos los cuentos deberían tener finales felices, porque ello  provocaba un cierre forzado, obligado a que el amor conlleva siempre a la felicidad y por ende acciones de los personajes de los cuentos que no tienen sentido ni razón de ser, y que muchas veces terminaba siendo totalmente irreal. 

Un ejemplo, hay un cuento donde a una niña la violan, y luego de vivir años y años pensando en su venganza, termina enamorada de quien la violentó. Eso es una mentira, según teorías de la educación y psicología, una persona que fue agredida no se enamora nunca de su agresor, por lo que las historias no me convencieron, me aparecieron totalmente irreales y sólo se forzaron a que el amor es el móvil del actuar y quien tiene amor en su vida siempre vence, siempre es feliz y terminan como cuento de hadas. Eso provocó que me enfureciera en toda la novela, porque no podía creer que todas las historias tuviera giros tan descomunales, irreales y poco convincentes. Rescato algunas, porque estaban bien llevadas, hiladas y con finales certeros, pero fueron sólo unas tres o cinco de todas las que cuenta Eva Luna. Creo que de haber tenido en consideración otro tipo de cuentos de amor el resultado habría sido diferente. Si se utiliza la política, la religión o las sociedades indígenas hay que pensar en lo que realmente ocurre. No endulzarlo para el lector, que luego uno de verdad cree que esas cosas pueden ocurrir, y se justifican los actos siempre en favor de los sentimientos y no de las responsabilidades propias. 

La novela es un ejemplo muy claro del realismo mágico, y creo que en la narración uno puede notar la prosa de Isabel Allende, pero sentí el libro como una obligación de editorial, no como una verdadera historia de cuentos de amor. Existen historias muy reales, pero que tienen ese giro que provocó decadencia, y otras bastante simples, pero con finales acertados. Faltó un término más parejo, en lugar de esos sobresaltos, que en lugar de impresionar me descolocaron como lectora. 

Refiriéndonos al ritmo de la narración y de los acontecimientos me pareció que la autora sabe cómo contar historias inspiradas en la realidad, obviando el tema de los finales, y el ritmo es rápido, aunque al principio cuesta engancharse porque muchas veces no sabíamos de qué iban los cuentos o faltaba más explicación y profundización. Al ser muchos y cortitos queda esa sensación de que se podían haber explotado más, quería más profundización para poder entender los actos de los protagonistas de los cuentos, o los sentimientos que quedan entre líneas. Pienso que siempre es mejor escribir de lo que sabemos en lugar de lo que no, o utilizarlo de inspiración, y ello se nota en la pluma de Isabel Allende. Los cuentos basados en la época de la dictadura militar, para mí, son los mejor logrados y desarrollado. Debido a que la autora realmente vivió aquellos conflictos y situaciones, además de evocar las consecuencias no sólo humanas, sino que rodean a todos los países con regímenes políticos parecidos. De esta forma rescato el cuento "Lo más olvidado del olvido" porque es uno de los pocos en que tenemos acceso a los sentimientos de los protagonistas, la situación es cotidiana y creíble y la solución totalmente adecuada. Me parece que es uno de los recursos literarios mejor llevados por la autora, dado que lo conoce de forma profunda, y por ende, me quedé con ganas de más con esos cuentos. De la misma manera, las historias basadas en circunstancias irreversibles de la vida como las enfermedades y el sufrimiento de los seres queridos también son profundas y hermosas, como la historia de el médico que estaba en favor de la eutanasia, pero todavía eran tiempos de conflictos en el país, que se titula "Vida interminable" pude identificar la prosa de la autora, dado que ella misma ha experimentado esas situaciones en su vida familiar. Creo que esas son las historias que a la autora le salen casi naturales, con sentimientos creíbles, verdaderos y personales. De esos me hubiese gustado más, en lugar de las otras historias de finales absurdos y sacados de películas increíbles. 

En conclusión, el libro no es malo, pero le falta credibilidad en los cuentos. El ritmo de narración es acorde al tipo de prosa de la autora y su forma de narrar agrada, pero no engancha por completo al no poder profundizar en los personajes y en las circunstancias. Cumple su misión de entretener, pero no es una maravilla de novela, aunque es un exponente positivo para el género del realismo mágico, y la dislocación provocada en el libro referente a los contextos geográficos puede ser tanto positivo como negativo según la historia propia del país en que nos encontremos. No sé si todos se identificarían con los conflictos mencionados, y falta afinación en los finales de los cuentos para que sean más creíbles, que al tratar de que finalizaran en preciosas historias de amor se volvían absurdas y me descolocaban como lectora. El uso de ambos narradores, primero y tercero, está bien logrado al separar los momentos en la novela. 



Lo bueno: El buen uso del tiempo y el manejo de narradores tanto en tercera como en primera. Además que evidencia de forma positiva el género del realismo mágico. Posiblemente el hecho de que no fije la historia en un lugar específico, puesto que resulta significativo según la historia particular de cada país de donde sea el lector de la historia.

Lo malo: Que las historias fueran muy irreales y los personajes no estén completamente desarrollados para enganchar con ellos o con los cuentos que componen la historia. Además que las mismas historias no se profundicen y sean demasiadas, cuando podrían haber sido menos en cantidad, pero mayor en calidad.

Por todo lo anterior, el libro se llevó la puntuación de 3 hojitas sobre 5 hojitas. El libro no es malo, pero las historias son muy irreales y me costó enganchar con los personajes al no profundizar en los cuentos. Cumple la función de entretener, y es un exponente positivo al realismo mágico. Me gustó, pero no fue de mis favoritos. Y hubo pocos cuentos en los que me emocione de verdad.




¿Les gustó la reseña?  ¿Conocían el libro?

Besos y espero que tengan una hermosa semana de lecturas.

Saludos y besos!


 photo PicMonkeyCollage_zps4c3a8871.jpg

4 comentarios:

  1. A mi me pasa que me gustan algunos de los cuentos, pero otros no. Niña perversa por ejemplo me gustó tanto como todavía recordar su nombre, pero hay otros que me parecían más de relleno. Cuando los leí era chica todavía (hace unos 12 años) y los finales felices me gustaban, creo que ahora le criticaría eso también.

    Nos leemos

    ResponderEliminar
  2. Hola Vero! Me gustó mucho tu reseña, encuentro que es precisa y cada opinión tiene su fundamento. En cuanto al libro, es una lata que todas las historias tengan un final feliz, hubiese sido interesante que la autora mostrara las diferentes caras del amor ya que no siempre todo termina bien.
    Nunca he leído nada de Isabel Allende! Pronto lo haré, tengo muchas gana de leer La Casa de los Espíritus... besos ^^

    ResponderEliminar
  3. Deberías informarte bien en el objetivo que tiene Allende con este libro. Para nada todas las historias termina de forma feliz, ni todas son de relaciones en las que buscan el amor y la felicidad.
    El libro es una apuesta feminista de la autora. Se nos habla de la mujer y el silencio, del lenguaje como algo propio de la masculinidad y que no calza con la identidad femenina. Se trata de mujeres que atraviesan facetas que las sacan desde los roles tradicionales de la esposa lationamericana hacia seres individuales con autosuficiencia y voz propia, como la protagonista del cuento de Dos Palabras. Aquí se nos presenta a una mujer pobre que se niega a aceptar su destino. Las mujeres como ella solo tenían tres opciones: o ser prostituta, casarse o ser sirvienta. Ella incluso decide su propio nombre, porque no quiere que nadie elija su destino y la educación que ella misma se da aprendiendo el diccionario y convirtiéndose en "comerciante de palabras" son el reflejo de que ella quiere huir de los estereotipos. En este cuento no hay una simple historia de amor, es el reflejo de la autora por un feminismo que aboga por la igualdad de los géneros y no por la superioridad de la mujer. Ya que hay un momento en el que el Coronel parece inferior a Belisa Crepusculario pero, este mismo personaje impide que esto sea así. El acto de las dos palabras hace que se caiga la fachada de Macho de el Coronel.
    Hay muchos casos que te podría explicar. Por ejemplo, Casilda, en "La mujer del juez", es una mujer que representa el rol de la perfecta esposa latinoamerica, la cual solo se ha de preocupar por el hogar, los hijos y el marido. El cual además le fue impuesto. Lo que refleja la imposibilidad de las mujeres a decidir su propio destino. Ella es un personaje que evoluciona de esto a poder desafiar a su marido. Ella cambia la forma de ser de su marido, quien pasa de ser un gruñón y deja de cometer injusticias. Bueno, etc. otra parte importante, es la ambigüedad en el final del cuento, porque el hecho de la violación. Podemos pensar es una violación o ella lo consciente? Por una parte, ella puede ser vista como una heroina, porque defendió a la madre del criminal y se entregó para proteger a sus hijos. Pero por otro lado, la ambigüedad nos demuestra que ella no ha conocido el amor y sus sentimientos se rinden ante un cuerpo joven. Teniendo en cuenta que su matrimonio con un hombre mayor que ella le fue impuesto.
    Deberías mirar bibliografía relacionada con esta obra, porque hay mucho contenido detrás de esos cuentos y te impresionará saber, que precisamente lo que se cuenta aquí no es amor, sino sufrimiento, el sufrimiento de la mujer que vive relegada bajo el dominio del hombre.

    ResponderEliminar
  4. Hola! A proposito de lo que decia la reseña de los finales de estos cuentos...¿has leido primero el libro eva luna? En él dice claramente que a eva le gustaba contar sus cuentos con finales tragicos y tristes, lo que se da en la mayoria de los relatos. Son cuentos que muestran el amor de todas sus maneras, amor por las otras personas, ya sean novios, amantes, hijos, amigos y por las personas en general, como en el caso de "clarisa". Algunos amores triunfan (como en "dos palabras" y "regalo para una novia") y otros no (como walimai y niñas perversa), amores que se olvidan, amores que por amor se dejan de lado la felicidad propia, amores que terminan en locura, amores por lastima, etc, tal como ocurre en la realidad, no? No me parecieron irreales las historias, creo que estan bien relacionados con la naturaleza del ser humano, tanto en los aspectos buenos como en los malos

    ResponderEliminar

Todos los comentarios son leídos, recibidos y respetados, siempre que no atenten contra el autor ni contra el contenido del blog. Respetemos y seremos respetados.